viernes, 16 de julio de 2010

FANTASMAS DE PRISIÓN



Hoy ya no sé quien soy
Han borrado mi pasado
Mutilado mi cultura
Me han vendido por monedas
Me han dicho “Terrorista”
Yo solo soy maestro, pero aquí tratado como cerdo.

Me vendieron al imperio
Pues con su publicidad y corrupción
Captaron la atención del pueblo que me vendió
Ofrecieron a dólares de por vida y eso los convenció
A cualquiera que pasará no en su gracia al imperio se vendió.


Que yo vista de naranja no es mi queja
Que a grilletes y esposas siempre este, me da igual
Que me torturen y golpeen, ya tampoco
Que con sondas dolorosas me alimenten, mucho menos
Que me quitaron toda la vida en pocos años, que más da
Que sin familia y sin futuro me dejaron, a quien le importa ya ni a mi.

Soy fantasma de carne y hueso
Deambulando en mi memoria
Deambulando en tú inconciencia
Susurrando por tú ausencia
Suplicando por tú decencia

No soy quien ya importa
Si países enteros no han podido en lucha
Derribar los muros de una prisión
Si conciencias que prometen
Se convierten en inconciencias que se venden
Suplicando tú decencia solo pido, que ya que fantasma soy
No permitas vengan más, a penar y a deambular
Susurrando por tú ausencia, solo pido tú presencia.

Dedicado a Fawzi Al Odah maestro preso en Guantánamo, y a todos y cada uno de los prisioneros “Fantasmas” llenos de sufrimiento e injusticia. Leyendo su historias, los conocerás y te juró te dolerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada